Desde todos los flancos se promueve la innovación como un elemento clave para mejora de la competitividad, ganar en resultados, cubrir esas áreas de desarrollo que los grupos de interés esperan de la empresa, sector….

En anteriores post he incluido algunos datos de innovación y efectividad de la misma, de la relación entre los esfuerzos de la empresa y lo esperado por los accionistas, clientes, colaboradores,… hay muchos más datos, resultados de estudios de organizaciones públicas, privadas,…

En un estudio de 2013 en Navarra, la Transformación en procesos de áreas de la empresa por acciones relacionadas con la innovación arrojaba los siguientes datos:

Un 70% no habían tenido ninguna  o muy poca transformación  en Compras/ Aprovisionamientos, un 72% en el área Económica y Finanzas, el 32% en Diseño del Producto, un 60% en el área de Ventas, el 60% en Recursos  Humanos,  y el 65% en ERP, CMR y otros sistemas.

Para pensar que si solo una media del 30% califica que ha tenido muchos cambios como consecuencia de innovación en la mayoría de las áreas de la empresa.

Si similares resultados se obtienen en otro formato en 2014 en una Comunidad cercana, con el esfuerzo y coste de encuestas, informes, presentaciones, libros impresos,…. Ciertamente se da trabajo a un numeroso colectivo pero deberíamos pensar que quizá estamos haciendo como en la siguiente historia:

“Una vez llegó a la selva un búho que había estado en cautiverio y explicó al resto de los animales las costumbres de los humanos. Contó, por ejemplo, que los hombres calificaban a los artistas según sus competencias y habilidades. La idea de adoptar costumbres humanas interesó mucho a todos los animales y decidieron hacer un concurso de canto… que ganó el burro.

El búho explicó después lo sucedido: cada concursante considerándose a sí mismo el indudable vencedor había dato su voto al menos cualificado de los participantes, aquel que no podía representar amenaza alguna.”

Si se están calificando las acciones innovadoras como excelentes con los resultados que vemos en las encuestas de las mismas empresas, ¿quizá estamos dando el premio al burro?
La creatividad sin duda alguna fomenta y favorece la competitividad en las empresas. Por consiguiente es un factor importantísimo en la economía de cualquier empresa o país.
Ferran Adrià